El secreto de los pecados capitales

El portón se cerró tras su espalda y se sintió libre. Aspiró una bocanada de aire con avaricia, como si no quisiera dejar oxígeno para ningún otro pulmón. Dejó la exigua maleta en el suelo y pasó las manos por su cabellera mal cortada, por su cara limpia de afeites, reseca como la tierra del … Continuar leyendo El secreto de los pecados capitales

¿Dónde estabas, vida?

  “La felicidad es la conciencia de la propia mejora.” Alexander Lowen Su lengua le devolvió el auténtico sentido de la humedad penetrante. No estaba muerta. Le pareció un milagro de advenimiento haber sentido su latir desbocado sobre los senos. Doblemente viva. Morir por esos momentos en los que se palpita con dos corazones es … Continuar leyendo ¿Dónde estabas, vida?

Una mirada madura

Lo iba a tener en frente la jornada entera. Paseándose de arriba a bajo, de derecha a izquierda. Con el andar cansino de los veinteañeros, propio de una mente que cree haber llegado a su máximo esplendor. Era indudable que así había sucedido con su cuerpo: proporcionado a la vez que despistado; firme a la … Continuar leyendo Una mirada madura

Guirlache

Si no llovía, hacía viento; si no hacía viento, hacía frío; en los peores días, las tres cosas a la vez y, cuando sucedía todo lo contrario, el sol entraba por la ventana sin persianas impertinentemente, ignorando por completo que se necesita cierta penumbra para conciliar el sueño. Qué decir de la comida de estos … Continuar leyendo Guirlache

Sanctasanctórum

Después de hacer el amor, le gustaba acariciarle el pecho, enredar las uñas pintadas entre los pelillos desordenados que cubrían su pectorales. “El mar de mi calma, el sosiego de mi vida, mi balneario especial…“ le susurraba al oído mientras sus ojos se perdían en la dura textura de los pezones de su amante. Eran … Continuar leyendo Sanctasanctórum