Se le escapó

A él se le escapó la mano. No pudo contenerla, parecía tener vida propia. Le acarició la mejilla y le sentó como la primera calada tras una tarde sin fumar.

Ella notó en ese tacto mucho más que un simple gesto amable apartando un mechón de cabello. Cada terminación nerviosa de las yemas de los dedos le produjo un cosquilleo intermitente señalando el peligro.
—No.
Él entendió que se había equivocado. Aquella mano tendría que volver a las mismas caricias autocomplacientes de siempre.

© Anabel

11 comentarios sobre “Se le escapó

  1. Breve y un poco ácido como los círculos lima que lo acompañan. Tajante \”no\”, y no sé si autocensurado o simplemente decidido e inapetente (aunque intuyo lo primero con una pizca de los segundo)… Final sórdido y frío (me refiero a él que no al relato que deja abiertas mil puertas calientes y todo un mundo, o muchos mundos). Echaba de menos leerte, te echaba de menos :))Mil abrazos Cuentista!!Mar!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .