Cabello de dios

Cabello de dios
A mi padre
Cabellos de un dios al que envejece el tiempo,
blancos y límpidos
como sábana de primera cuna,
se despeñan entre púas de carey
sobre el huesudo armazón del cansancio;
son nieve que no logra revivir
el hombro rendido;
son ángeles sin alas
que no se apenan de la caída;
son lágrimas
que delatan la angustia
del alma de quien ya la siente lejos.
Y el dios de polvo no para de pensar
que su eternidad no tiene futuro
y que morir en el momento preciso
tuviera que formar parte de los Diez Mandamientos.

©Anabel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .