Malas costumbres

Es irrecuperable el tiempo pasado,
bien lo saben mis manos
y los anillos de mi corazón.
He cerrado la última puerta,
consciente soy de que no hay marcha atrás.
No hay satisfacción, ni alivio,
ni orgullo, ni premio.
Me espera la soledad,
para ser rellenada de sudores de tinta,
de inalcanzables ideales
y de reproches a última hora,
quejidos arrepentidos de lo que pudo ser y no fue.
No existe el mañana donde averiguar
si la elección fue la correcta:
la bola de cristal ha decidido
mostrarse tan sombría
como la duda en la noche.
Sólo queda el consuelo de haber vencido
a la inercia de la rutina,
inexorable indicadora de que la vida
no ha de ser un compendio de hábitos,
ni un aguante de malas costumbres.
© Anabel

Un comentario sobre "Malas costumbres"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .