Beatriz y la invasión

Desde que entró Beatriz, en mi piso faltan superficies horizontales. Ha ocupado toda la casa sin pedir permiso y, descaradamente, se adueña de mis rincones. No puedo tender la ropa porque ella se esparce en cada cuerda, se extiende y estira, y me irrita no tener suficiente sitio para secar. Tropiezo con las rayas del suelo y se me cae todo de las manos. Duermo poco y escribo nada. Y su olor… no os lo podéis imaginar: goma Milán, rojo y negro, cartulina rasgada, papel nuevo, hilo de algodón, cola blanca y aguarrás. Tiene el don de embriagarme, de hacerme dudar si voy a ser capaz de mantener esta convivencia o me va a despedir de mi propio hogar. Hay momentos en que me enfado, le grito y le echo en cara su tozudez, su falta de consideración. La voy doblegando, consigo plegarla sobre ella misma, impregnarla de mi voluntad entintada, pegarla y, de momento, se deja… Aunque alguna vez le tenga que reprender y repetir: “sólo eres una invitada; no te vas a quedar aquí toda la vida; no te creas que eres yo.” Sin embargo, cuando logro dominarla, tocarla y olerla es una gran satisfacción: la prueba palpable de que el balance ha sido, a pesar de todo, positivo.
©Anabel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .