Menos mal que la noche sucede una vez al día

Sábana que pergeña lo imposible,
telón centinela del escenario ideal.
Cobijo y guarida,
terciopelo aislante de las púas de la realidad,
sosiego y guerra a partes iguales.
Acto de contrición sin arrepentimiento,
jurar no volver a hacer lo que no proporcione placer
y salir absuelta por la almohada.
La oscuridad guía hacia el entendimiento,
hacia la epifanía de las emociones
interpretada según guion original.
Palacio y ataúd,
responsos y poesía,
bajo un cielo negro sin vivos ni muertos.
Irrumpe un saltamontes.
Ha debido sonar el despertador.
© Anabel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .