Taxi

Sólo me permito llorar en los taxis
alejada de las miradas que no reboten en un retrovisor,
iluminada por reflejos de una luz cernida
a través de cristales manchados de vapores
o, tal vez, de otras lágrimas fugitivas.
Confesonario donde una nuca ciega escucha
la dirección de tus pecados
y la penitencia la marcan los metros recorridos.
Tropiezo con las arrugas de la tapicería de escay,
cielo del revés con nubarrones,
y pienso si seré capaz de terminar Ulises.
El manido volante imita a las manecillas incansables:
mi vida, por unos instantes, se ha posado en su girar.
El portazo, irremisiblemente, me devuelve
al principio o al final de esta carrera.
© Anabel

3 comentarios sobre “Taxi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .