Trampantojo

Un juego de artificios es mi vida
la que transcurre entre intentos de
engañar al hambre y mentiras piadosas.
Un circo de tres pistas es
donde distraigo los recuerdos
entre aros de fuego y bufones,
donde esquivo la verdad y
despisto el sonido de tu voz
escondiéndome tras espejos
de ilusiones vanas que engordan
o achican lágrimas disfrazadas
de verde, verde camaleón.
La malgasto en maquillajes,
novelas y cirios rosas,
pero la realidad es incorruptible:
huir de ti
ni es posible ni sirve de nada.

©Anabel

12 comentarios sobre “Trampantojo

  1. Como dicen el las pelis y aunque no sea mi estilo… \”Nena, tú vales mucho\”…Y te leo una y mil veces y ni me canso ni puedo, ni quiero, ni me da la gana… Eres el lugar donde las letras se convierten en vida, en venas, en sangre, en deseos y en belleza… (Y qué ganas de poder trincar tu libro!!!)…Aunque sea triste, aunque duela, consigues que sea más fácil, que uno no se sienta solo, sintiendo que sólo uno siente lo que siente, que hay seres maravillosos que son capaces de dar forma a tus lágrimas y a tus risas por más absurdas e inexplicables que sean.Qué gran verdad este poema, cómo me he visto en él en tantas ocasiones de mi vida. Cuántas veces pintada la cara con sonrisas desganadas y fingidas para que no se vean los moratones autoinflingidos del corazón y el alma. Los bocados de los bichos negros de la mente. Las ojeras de la desesperanza…Pues no huyas Cuentista… Para qué, hay veces que es mejor correr, pero hacia adelante.Mi más enorme abrazo mujer bella :))Tu sirenita valiente (intentado seguir siéndolo, jajajaja).

    Me gusta

  2. Eres una preciosista y precisista, que con una gallardía aguerrida, escribes compendios de exotismo japonés, sin caer en la tentación de los haikus. Qué imagen tan exacta y plástica: \”achicar las lágrimas\” casi te he visto como pequeñita capitana de tu cerebro, corriendo de un ojo al otro para desalojar el agua y evitar el naufragio. Tienes unas pinceladas brutales y arrolladoras en tus escritos, pero lo más encantador, es que consigues que parezca todo tan sencillo, como un paseo dulce y liviano. Al igual que un porteador de esos tibetanos que suben y bajan sin oxígeno… Gracias, gracias, gracias… sigue escribiendo aunque eso, sería hablar de perogrullo…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .