El rencuentro

A Javier

Tuvo que ser en una playa, aunque tú y yo nunca habíamos estado en una. Así fue más de película, de esas romanticonas que tanto nos gustaban, de las que transcurrían normalmente en Nueva York, pero con un guion buenísimo, ¿eh?, me aclarabas. Siempre te preguntas por qué no nos habíamos rencontrado antes. Yo no soy de buscar explicación a las cosas del destino, al porqué de los antojos del viento, al porqué de la inconstancia de los relojes. Creo que poco podemos hacer en contra y nuestra fuerza radica en adaptarnos, en no dejarnos hundir por el hado caprichoso. Pero tú insistes, no puedes entender que ocho años nos hayan mantenido separados sin ningún tipo de contacto, con leves noticias a través de terceros de nuestras andanzas y desventuras. Mucho tiempo, tanto que los minutos se transforman en kilómetros y la distancia es mucho más tangible de lo que la mera metáfora temporal nos indica.  Tanto que estábamos a punto de acercarnos al límite de la imposibilidad de volver a vernos. Y no sólo por el tiempo y la distancia, sino por todos los acontecimientos que caben en 4.207.590 minutos, acontecimientos que alejan y difuminan los recuerdos y afectos entre la rutina y la desidia, atrapados en la cotidianidad que empezaba a hacernos dudar sobre si alguna vez existimos. Si de algo han servido estos ocho años de separación, ha sido para demostrar que los sentimientos saben burlar el tiempo, saben escapar de la rutina y que, además, si son verdaderos, se convierten en omnipotentes  en cualquier dimensión. Porque los sentimientos nunca se distanciaron de nosotros, porque ellos nos demuestran la falacia del tiempo y el espacio, porque la vida no deja flecos sin resolver y porque, también hay que decirlo, las redes virtuales, a veces, ayudan en la tarea de unir.

Tras un mensaje de solicitud de amistad en Facebook, me pediste el teléfono. Rápidamente te lo di. Sonó el móvil:

— ¿Eres tú? —ese acento tan sutil y andaluz me hizo cosquillas en el alma.
—Claro que soy yo.
— ¿Dónde estás? —tan curioso como siempre.
—En una playa de Galicia.
—Y ¿qué haces tan lejos?—preguntaste.
—Acercarme a ti.

La certeza de que nunca más nada ni nadie nos volvería a separar estalló sobre nosotros en forma de sonrisas y de la humedad de la ría.
© Anabel

2 comentarios sobre “El rencuentro

  1. Supongo que a este texto, buenísimo, e insisto en lo de buenísimo porque, entre otras cosas, las frases sobre los porqués y los vientos y los relojes y las distancias y los etcéteras, son geniales, digo que a este texto le faltan varios capítulos. Que puedes contar más, ya sabes, que callas más de lo que sabes. Porque, convencido estoy, conociéndote como creía conocerte, que cuentes el antes, el durante y el después, lo harás con la maestría a la que nos tienes acostumbrados. Eso, que felicidades. Mario

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .