Lleida brumosa (con retraso)

De los más de veinte años que llevo viviendo en Lleida, sólo un par de Navidades fueron blancas y el albor permaneció muy poco, tan delicadamente había nevado durante la noche. Los ociosos niños raudos bajaron a la plaza comunitaria a jugar con aquel obsequio inesperado. Pronto se convirtió en barro, o en hielo en las zonas de penumbra. Las urgencias de l’Arnau se llenaron de piernas y brazos rotos, de caderas dislocadas, de esguinces propios de gente nada acostumbrada a que el invierno se muestre en su máximo esplendor.

La niebla, fiel compañera de los meses invernales por estos lares, no provoca tantos accidentes. Ella, tan sutil, se cala hasta el moll de l’os y cubre con una fina capa de humedad todas las ropas que, inútilmente, intentan protegernos del frío. Entre su espesor y las bufandas, cuellos altos y gorros, ver y verse es tarea complicada. Pero, en este paisaje que a priori pudiera parecer triste, las luces navideñas que decoran las calles se transforman en destellos titilantes cubiertos de un halo fantasmagórico y se abren camino entre el vaho blanquecino. Iluminan la imaginación de la noche regalándonos gotitas de tibios colores. Es la mejor atmósfera para que los niños aún crean las leyendas centenarias de magos y reyes, niños y ángeles, caganers y tions; para que no pierdan la esperanza de que algún regalito puede llegarles a pesar de no haber sacado buenas notas.

Por eso debe ser que creo en Navidades Blancas, aunque sólo sean húmedas; en los Reyes Magos, aunque no tengan papeles; en los ángeles, alguno ha de haber y en un futuro despejado, aunque el presente esté cubierto de niebla.

Feliz Navidad (con retraso)

© Anabel

10 comentarios sobre “Lleida brumosa (con retraso)

  1. Realmente mi foto viene de perlas a tu texto, excelente y que tan acertadamente describe la atmosfera de Lleida en invierno y el ambiente de estas Fiestas pasadas. Saludos

    Me gusta

  2. ¿Pero ya nos felicitas la Navidad de 2011?Jaja, es broma. Ya sé que has andado muy liada.Este texto es precioso.A mí la niebla no me gusta mucho. Será porque en estas tierras altas de la Meseta se da muy pocos días al año. Me pone nervioso.Pero tus palabras hacen que hasta me atraiga un paseo por la calles de Lleida… (y si es junto a ti, mejor).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .