Demasiado

Me hubiera gustado ser colibrí
que revolotea grácil
y se posa en tu rama
haciéndola florecer.

O leve pluma bailarina
maestra en brisas de menta
que te hicieran olvidar la Madonna
de aquella Navidad solitaria.

O cuerpo menudo,
contorsionista circense
con la que cualquier postura
es posible sobre la hoja de un libro.

En cambio, soy guerrera azabache
dispuesta a luchar en un campo de batalla
sembrado de agujeros sin eco,
sin humo y con sangre.

Femineidad contundente,
voluptuosas esferas
que se mueven en desorden
exigiendo su espacio
reivindicando su gravedad.

Demasiado peso
para la travesía de este desierto.

Lo sé.

© Anabel

10 comentarios sobre “Demasiado

  1. Tanta carne incomprendida, desperdiciada, y hasta mal tratadaSin embargo hay belleza en esas curvas poco convencionales, la belleza de quien se quiere entregar con sensualidad a un hombre…puede ser colibrí!Encantador poema!

    Me gusta

  2. Femineidad contundente,voluptuosas esferasque se mueven en desordenexigiendo su espacioreivindicando su gravedad….La femineidad contundente de voluptuosas esferas, suele producir satisfaciones físicas, el Colibrí entra por la cabeza y la llena de distintas sensaciones…suelen ser mágicas y mucho más espirituales.Me inclino por el colibrí, que roce con sus alas mi alma…un beso desde Zuhaitz-Ondoan de azpeitia

    Me gusta

  3. Mucha mujer mi bella cuentista, aunque seas capaz de volar leve como una pluma o bailar como una miniatura de circo por los pensamientos y los corazones… Mucha mujer, y ser humano, y guerrera sí. Luchadora y fuerte… Hacedora, si hace falta, de tempestades. Lo que sea necesario para atravesar un desierto y salir victoriosa y plena.Hoy mi cuentista te leo de siglos y quiero pasar y dejarte un beso, que no es leve como pluma ni pesado como plomo, un beso de cuento, un beso imposible e infinito de ternura, un beso lleno de pasión y despojos, de alegría y lágrimas de alegría.Aún no puedo explicar la nueva forma que habrá de nacer de ésta aún crisálida que habito. Renacer de las cenizas más lejanas y más frías con tanto fuego se me hace indescriptible… Qué bien contarías tú nuestra historia cuentista.Qué bien, qué feliz, qué nerviosa…Te quiere,tu sirenita…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .