Al otro lado de tu catalejo

Soy lo poco que queda en el suspiro de cada noche,
la esquina más oscura de la nube de mi conciencia,
la luz temerosa por alumbrar donde no debe
para comprobar la certeza de tu existencia esquiva.

Soy, a veces, azul como la esperanza de un latido,
y otras, azabache caparazón de coleóptero extraviado,
quisiera ser amarilla como los girasoles de Vincent,
infinita como las estampas luminosas de Sorolla.

Soy tan tristemente dócil a las salivas pasionales,
tan abierta a tus exiguas salpicaduras de amor
que me tensiono ante cualquier lluvia fina
que se cuele por las goteras de mi calva experiencia.

Aunque hace mucho tiempo que dejé de pensar,
estoy porque me siento respirar el humo del incienso
que la distancia expele desde la orilla de lo imposible.
Y justo entonces es, cuando al otro lado de tu catalejo, soy.

© Anabel

7 comentarios sobre “Al otro lado de tu catalejo

  1. AnabelEsta introspección de mujer es fantástica!Coincido con los tres comentarios anteriores plenamente: es difícil hacer poesía, es conmovedor y además, te cautiva.Un beso,Marcela

    Me gusta

  2. ¿Y dices que no te atreves con la poesía…?Eres muy modesta, lo que has escrito es fenomenal, abres y cierras tu corazón como si siguieras el ritmo de sus latidos.Dejas entrever sentimientos muy profundos y luego suavemente vuelves a ocultarlos…enhorabuena…has escrito porque sientes….esa es la única manera de escribir…Un beso desde azpeitia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .