Llevar gabardina

Un claxon me humilla,
patea mi respiración
y descoloca a la lluvia
que no sabe si caer
o permanecer suspendida.
Cierro los ojos y deseo no estar,
no ser
en ningún lugar,
pero las gotas rebeldes
acarician mi cara,
me devuelven a la calle de la vergüenza
al doblar la esquina.
Sólo un portal me acoge
con un abrazo húmedo y oscuro.
No hay estrellas en su cielo,
ni árboles en el patio,
y el sonido del contador,
cual reloj de arena,
me señala la inutilidad
de llevar gabardina.

© Anabel

6 comentarios sobre “Llevar gabardina

  1. Dios Anabel… Qué maravilla. Soy tu poema de carne y huesos. Ni más ni menos. Más huesos que carne… Para qué protegerse de lo que de seguro habrá de calarnos… Hasta el mismísimo tuétano.Llego acá y respiro un poquito… Otro sorbito de aire… Leyéndote. Y tus letras me dan de beber oxígeno puro a través de esa lluvia que imagino, de la vergüenza de un estúpido claxon, de la soledad de un portal de nadie, de las ganas de llegar de nuevo a casa… A esa casa que ocultamos bajo las inútiles gabardinas.Un abrazo silencioso… pssssss… En silencio el mar… El mar en calma que espera…

    Me gusta

  2. Enhorabuena, esta poesía, esta llena de unas hermosas imágenes, sin tules ni encajes, desnuda, limpia, directa al corazón de quien te lee…no sabes lo que me gusta que te lances a la poesía…un beso de azpeitia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .