¿Quieres venir conmigo?

No prometo sonrisas de dentífrico
por las mañanas,
suelo levantarme con el pie izquierdo.
Me irrita la luz matutina
que interrumpe mis sueños,
que me abandona en el hostil tapete
de la partida de póquer.

¿Quieres venir conmigo?

Mi piel de naranja
-tan denostada la pobre-
con su olor ácido y dulzón
es sensible y delicada.
Mis curvas desvencijadas
y mi risa loca a deshoras
ocupan mi piso.
Mi lengua y mis lágrimas,
que son incontrolables,
nunca sé dónde paran.

¿Quieres venir conmigo?

Me gusta la Luna,
su influjo enfermizo
y su redondez,
parece el espejo
donde me miro.
Me gustan tus manos sobre mis senos,
sentir que se oprimen bajo tu tacto
y cómo se erizan mis pezones.

¿Quieres venir conmigo?

No conozco el camino de rosas,
me sé al dedillo el de espinas.
Nunca he tirado la toalla
mientras por mis venas
corriera una gota de sudor.
Leo como una descosida
y escribo por necesidad.

¿Quieres venir conmigo?

© Anabel

3 comentarios sobre “¿Quieres venir conmigo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .